Siniestro amor mío

Siniestro amor mío,
deja que las penas duerman en las esquinas,
regresa conmigo a nuestro infierno,
a esa infame falacia que es la eternidad,
que el destino sangriento nos abrace
y … 
no llores más.

Somos mandrágoras sedientas
en el desierto de la oscuridad.

Amor mío, perverso y trágico,
no inventes penumbras de más
acompáñame en ésta infinita condena
y ámame ahora
como yo te amo,
amor de tinieblas,
amor inmortal.

Bésame, soledad

Sublime soledad,
bésame y detén el tiempo,
después...

Después que la nada acuda
y nos devore.

Negra oquedad,
perpetuo silencio.

Amor y olvido

Hablas de “nosotros”
apuñalando latidos,
tatuando amor, con sangre,
entre páginas de olvido.

Tu voz lejana...se detiene
y silba un silencio,
en ese hueco mudo
te maldigo.

©Derechos Autor:

Obligatorio citar a la autora: Ingrid Vort si copias/compartes algún poema/verso . ©Leer+