¿Quién me vela, quién me llora?

¿Quién me vela?
¿Quién, en éste abisal foso
de memorias rotas?
¿Quién me llora?
¿Quién?
Cirios blancos apagándose
y silencio monstruoso
que devora ecos y horas.

Palabra muda,
sin rosa sobre la tumba,
lápida ajada,
rota de soledad,
de noches eternas
donde sólo las campanas retumban
su son a muerto,
donde los árboles se retuercen
y dejan caer sus hojas
sobre la pétrea puerta
que encierra mi triste cuerpo.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.