Soledad y silencio

¿Por qué no hay en el alma mía
resquicio alguno de luz?
Mi corazón en ese ataúd,
cirios blancos rodeándolo
y sin embargo la noche permanece eterna.

Silencios galopándome alrededor,
tumulto de ecos mudos
que todo acallan...
soledades melancólicas,
lágrimas.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas