Fantasmas en el viejo hospital abandonado

La imagen se repite incesante
como si el tiempo se hubiera detenido
tras aquellos cristales abiertos
por donde la brisa no cesa de entrar.
Un sinfín de incontables camastros,
de cuerpos agónicos, tendidos y rendidos...
un sinfín de bocas cubiertas, todas,
con pañuelos blancos...
que se tiñen de rojo
sin esperanza.

La imagen se repite
y de repente, una voz interroga
¿Hay alguien ahí?

Mis hermanos de reposo responden angustiados:
¡Nosotros!
Y una carrera estruendosa quiebra el silencio,
la misma voz musita a lo lejos, histérica:
¡Habéis oído!
Lamentos, alaridos, tristeza
¡Los muertos nos han respondido!

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.